diciembre 1, 2008

EL PLAN CASTILLOS DE EXTREMADURA

Posted in General a 4:48 pm por la Plataforma

 

¡Una ocasión perdida para Alburquerque!

 

            La  información, aparecida en el diario HOY este año, de que la Junta de Extremadura va a impulsar un plan para restaurar 43 castillos que forman parte del patrimonio arquitectónico de nuestra tierra, de entrada, es una gran noticia. Apostar por la rehabilitación del enorme patrimonio diseminado por toda la geografía extremeña, con el fin último de potenciar un turismo cultural, al tiempo que elemento de formación de albañiles en construcción medieval, es fuente de generación de empleo, mirando hacia el futuro a medio y largo plazo.

            castillo_azagala1Textualmente, el diario nos dice que: “La Junta de Extremadura prepara el plan Castillos. Una operación muy ambiciosa que dura 10 años, hasta 2018, y pretende dedicar esta próxima década 150 millones de euros al arreglo de 43 fortalezas para darles luego un uso cultural y turístico. (…) El objetivo y la oportunidad es triple, como explica Esperanza Díaz, directora general de Patrimonio Cultural: conservar este legado arquitectónico-histórico tan importante; darle un aprovechamiento turístico y social mediante la confección de rutas de visita; y utilizarlo, en tercer lugar, como un potente recurso de obra pública que dará empleo y especialización a centenares de trabajadores en unos momentos en que la crisis de la construcción de viviendas les está dejando en el paro”.

            La declaración de intenciones de este ambicioso plan nos parece de gran interés, porque invertir en la formación profesional y en la restauración de un amplio número de fortalezas supone afianzar la riqueza arquitectónica e histórica de nuestra tierra. En un párrafo posterior, se especifica el número y el tipo de propiedad que tienen. Así, de los casi 200 edificios defensivos históricos diseminados por la región, la Consejería de Cultura y Turismo ha seleccionado 43 en los que intervenir en mayor o menor grado, todos ellos de propiedad pública (ayuntamientos, Junta, Gobierno central), y otros ocho, la mayor parte privados, en los que habrá actuaciones de apoyo para dar más contenido a los circuitos turísticos que se creen”.

            Del conjunto de los 43 castillos se han realizado dos agrupaciones: la primera, formada por 21 de ellos, serán los que se van a someter a unas actuaciones más profundas, estando formado por los siguientes: Alange, Alburquerque, Belvís, Benquerencia de la Serena, Brozas, Burguilllos, Cabañas del Castillo, Capilla, Magacela, Medellín, Mirabel, Montemolín, Portezuelo, Puebla de Alcocer, Romangordo, Santibáñez el Alto, Trevejo-Villamiel, Villalba, Villagarcía, Villanueva del Fresno y Zarza de Granadilla.
En el segundo grupo de 22 conjuntos defensivos se realizarán obras menos importantes: de señalización, arreglo para visita, y apoyo para uso posterior. Se contemplan también intervenciones de apoyo en el entorno de Cáceres, Almorchón, Zarza la Mayor, Herrera del Duque, Jarandilla, Zafra, Monroy y Coria.

            Es, como decimos, una buena noticia que nosotros, en principio, aplaudimos, puesto que Adepa tiene como objetivo la defensa de nuestro patrimonio, pero que la hacemos extensiva a la riqueza histórica y cultural de nuestra Comunidad. Sin embargo, hay algo que no cuadra en esta iniciativa. Y nos referimos a la inclusión del castillo de Alburquerque dentro del grupo de los 21 que va a ser objeto de restauraciones principales. La razón estriba en que ya hace algo más de dos años que se aprobó el proyecto básico para la construcción de una hospedería de cuatro estrellas, con, inicialmente, 38 habitaciones en una fortaleza medieval que fue declarada Monumento Nacional en 1924 y, años más tarde (1933), lo fue el recinto amurallado que protege a la Villa Adentro. A partir del momento en que se dio a conocer de qué forma quedaría, desde la Asociación para la Defensa del Patrimonio nos posicionamos, y como todo el mundo sabe, en contra de este proyecto, defendiendo la construcción de la hospedería fuera del recinto histórico.

            El fotomontaje que realizamos, puesto que el secretismo sobre esta obra ha sido y es permanente, despertó la conciencia de muchos ciudadanos, que se dieron cuenta de la brutal alteración que provocaban la enorme torre de hormigón, como núcleo de ascensores y escalera, así como la pasarela acristalada que daría acceso al Patio de Armas. El resultado ya es conocido por todos: la oposición llevada por nuestra Asociación, historiadores, arquitectos, organismos de rango internacional, etc., dio lugar a que finalmente ese proyecto se desechara.castillo_azagala3

            Puesto que el diálogo por parte de las instituciones promotoras y sus representantes ha estado ausente, y sólo cabía la aceptación de la hospedería en el castillo, se aprobó un proyecto alternativo al anterior, que si bien no producía el mismo impacto visual, como ataque a su función e identidad no se queda atrás. Básicamente consistía en meter las habitaciones en los baluartes. Sólo hay que ver el fotomontaje realizado por nuestra Asociación, para darse cuenta del impacto que producirá el nuevo edificio y el núcleo de ascensores. Hablamos de una transformación desastrosa, puesto que, finalmente, es probable que nadie viniera a una hospedería subterránea, porque si algo tiene Alburquerque son las hermosas vistas que posee de su entorno.

            Desde la Asociación para la Defensa del Patrimonio venimos defendiendo una verdadera restauración del Castillo de Luna, así como del de Azagala, maravillosa fortaleza ubicada en un paraje privilegiado, y que junto al excelentemente castillo de Piedrabuena formarían un verdadero circuito turístico de castillos del entorno de Alburquerque, lo que, a fin de cuentas, reforzaría el número de visitantes que vienen al pueblo, y respondería plenamente a la idea que desde la Consejería de Cultura y Turismo se pretende dar con este ambicioso plan a las fortalezas medievales de Extremadura.

            Ante lo expuesto, nos hacemos algunas preguntas:

            ¿Por qué esta opción no se ha tenido en cuenta para Alburquerque y nos encontramos que se cita al Castillo de Luna entre los que se van a llevar a cabo restauraciones, cuando, en nuestro caso, lo que se ha iniciado en la transformación en una hospedería de lujo?

            ¿Por qué el castillo de Azagala no entra en ese grupo que necesitan urgentes restauraciones, cuando se nos había indicado que se defendería su restauración?

             ¿Qué tipo de ruta de los castillos se va a realizar en Alburquerque cuando su fortaleza principal será una hospedería subterránea?

           

            Nos tememos que ante la obstinada postura de llevar adelante esa nefasta hospedería en el Castillo de Luna se pierda la gran ocasión de tener un patrimonio medieval bien conservado, con tres grandes castillos, en Alburquerque y su entorno, que serían la tarjeta de presentación al visitante deseoso de conocer autenticidad y no híbridos y adefesios que a nadie emociona.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: