enero 22, 2010

La Hospedería de La Parra, un sueño que acabó en embargo

Posted in General a 4:58 pm por la Plataforma

Un coche sube la empinada y bien pavimentada calle Santa María, en La Parra (1.390 habitantes, a 54 kilómetros al suroeste de Mérida). Una vecina entreabre la puerta y mira como una pareja se detiene frente al antiguo convento de las monjas clarisas. Desde el 2000, el edificio se convirtió en hospedería y se regeneró con miles de euros. Hoy está cerrado. En unas tres semanas volverá a abrirse pero ya nada será igual. Será un hotel de propiedad privada.

Por el camino han quedado la compra del Ayuntamiento al Obispado para que fuera del pueblo, el gasto de 600.000 euros que desembolsó la Junta en su rehabilitación sin un control posterior, su gestión privada, el embargo por un préstamo impagado que hizo que el municipio perdiera este patrimonio y el aterrizaje de un nuevo propietario. «Estamos al final de un proceso que ha dejado mucha ruina para el Ayuntamiento pero se abre otro optimista», reflexiona Santiago González Lagar, un joven camionero de 35 años que, desde 2007, es el alcalde de La Parra.
Junto a otros jóvenes, formó Unión Parreña y se presentó a las elecciones ante la degradación de la vida política local. Degradación política y económica, clave para entender la historia de una hospedería pública fracasada y la pérdida pública de su inmueble, el único gran patrimonio material de La Parra. La hospedería de tres estrellas se anunció en 1999, entró en funcionamiento en 2000 y cerró hace un mes con un rosario de deudas para las arcas públicas. «Sabíamos que la cosa económica estaba mal, pero no tanto. Las facturas no dejan de llegar al Ayuntamiento y ya estamos en los dos millones de deuda. Buena parte de ella llega por el convento», clama González. Como muestra, dos ejemplos. El Ayuntamiento compró a El Corte Inglés en el 2000 mobiliario, menaje, lencería y maquinaria de cocina, unos 120.000 euros que no pagaron y por los que fue condenado a hacerlo. Otro caso. Se instaló una cocina industrial y para ello se recurrió al País Vasco -Comercial Hostelera Norte de Euskadi-. 35.000 euros de coste…y también sin pagar por el Consistorio que dirigió Bautista Murillo (PSOE) entre 1987 y 2001. 
Murillo entregó a Espíritu del Vino SL su gestión. Uno de sus socios era el actor Carlos Tristancho y un madrileño, Javier Muñoz, fue el gerente. Gestión privada por la que la empresa debía abonar dos millones de pesetas al año al Ayuntamiento, que mantenía la titularidad del inmueble. El hotel abrió con 12 habitaciones y se amplió hasta las 21, llegando a las 50 plazas.
 
Detalles
«No busqué la hospedería. Fue Bautista el que me vino a buscar. Quise hacer un hotel sencillo, con un equilibrio entre lo estético y el lujo entendido como calidad de vida para convertir el sitio en un lugar agradable y poner a La Parra en el mapa. Eso y crear 14 puestos de trabajo. De eso me voy satisfecho. Del final, no. Ha sido un quebradero de cabeza», asevera Tristancho. Lo dice porque el convento fue embargado y llegó un nuevo dueño, el grupo Martínez Doblas, con el que ha habido conflictos sobre qué pagar.
«En el Ayuntamiento no hay papeles que digan que Espíritu del Vino pagara el canon anual por su uso», sentencia el alcalde, quien, además, indica que se han encontrado dos contratos diferentes en el que uno habla de un canon de 2 millones y otro de 3 millones. Da igual. No se pagó ninguno. Tristancho lo admite. «No lo hice porque había una cláusula que decía que se descontaría de ese canon las obras que hiciera para mejorar la hospedería e hice muchas. Si se sumara lo que yo invertí, todavía el Ayuntamiento me debería dinero a mí, 160.000 euros calculo», dice.
«Lo malo no es que no cobrásemos el canon. Lo malo es que las facturas de mobiliario y otras reformas nos llegaron y llegan al Ayuntamiento», critica González, quien recuerda que La Parra ha estado desde 1997 a 2009 sin recibir fondos del PER por una deuda con la Seguridad Social de casi 600.000 euros. «Se ha logrado un acuerdo para pagarla a plazos. Cada mes pagamos 10.600 euros», indica. Ese y otros impagos del Ayuntamiento derivaron en su asfixia económica y, de paso, en la pérdida del convento.
Las cajas recuperaron su dinero tras la subasta del edificio en 2007. Darío Martínez Doblas se quedó con el hotel por un millón de euros. Lo abre en febrero. «Es uno de los 50 más exclusivos del país. Seguiremos manteniendo la sencillez, su elegancia y 14 puestos de trabajo», concluye.
 
Artículo aparecido en el diario HOY el 19 de enero de 2010 y firmado por Celestino J. Vinagre
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: